sábado, 13 de diciembre de 2008

Más sobre nuestra reciente Iglesia


+SUMISIÓN EN NOMBRE DE LA IGLESIA ORIENTAL HISPANA

La “Iglesia Ortodoxa” se denomina de diversas maneras. Su título oficial es “La Santa Iglesia Ortodoxa Católica Apostólica”, pero también es conocida como la “Iglesia del Este” (de aquí procede el nombre de nuestra Iglesia), la “Iglesia Ortodoxa Griega”, la “Iglesia Ortodoxa Rusa”, etc. El Patriarca de Constantinopla-Arzobispo de Nueva Roma, es generalmente considerado como “Primero entre Iguales” entre los obispos Ortodoxos, pero esto no significa que se mire como una forma de papismo. (Véase el documento: Canonicidad y la Iglesia) Es una familia de Iglesias, cada una independiente de la otra, pero compartiendo todas la misma fe y en las huellas de un linaje del tiempo de los Apóstoles.

San Pedro fue Obispo de Antioquía antes que lo fuese de Roma y fue en Antioquía donde los discípulos de Cristo fueron primeramente llamados “Cristianos” (Hechos 11:26)

Desde el siglo IX en adelante, las relaciones entre las sedes de Roma y Constantinopla fueron empeorando, mayormente debido (a) a la Conversión de Bulgaria y (b) a la introducción del Filioque en el Credo, aparte del uso por parte de Roma del pan sin levadura (ázimo) en la Eucaristía. En 1054 la disputa llegó al máximo cuando el Papa León IX y el Patriarca Miguel Cerulario se anatemizaron mutuamente y las Iglesias siguieron por caminos separados. La rotura finalizó en 1472 al repudiar formalmente la Unión de Florencia en un Sínodo de Constantinopla. En 1965, sin embargo, el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras anularon estos anatemas y comenzaron las negociaciones para la unión que aún continúan. Los “Católicos Romanos” y los “Ortodoxos” se consideran mutuamente cismáticos, pero a pesar de ello, de ninguna manera invalidan sus mutuas Ordenes Sagradas. La Reina Sofía es un ejemplo de que una fácil transición puede ser hecha entre las dos grandes Comuniones. La Iglesia Ortodoxa está dispuesta a reconocer al Papa como el Obispo cabeza de la Cristiandad, pero no está preparada para aceptar ninguna asignación sobre él de supremacía universal o de jurisdicción.

Grandemente aislada de occidente durante muchos siglos, la Iglesia Ortodoxa está aumentado con amplitud su reconocimiento en Europa, en América y en otras partes del mundo. Conforme este movimiento se desarrolla, ha ido creciendo también considerablemente una “diáspora” con el resultado de que varias Iglesias han sido establecidas en otros países. Por ejemplo, hay una numerosa presencia en Gran Bretaña de la “Iglesia Ortodoxa Griega”, mientras que la “Iglesia Ortodoxa de Antioquía” tiene un buen número de seguidores en los Estados Unidos. El Patriarcado Ecuménico de Constantinopla clama la jurisdicción sobre las Iglesias Ortodoxas establecidas fuera de los lindes “tradicionales” de la Ortodoxia, pero esto es vigorosamente discutido por las otras Iglesias. En los Estados Unidos, por citar un ejemplo, existen algo así como treinta y seis jurisdicciones representadas. Es aquí donde surge el problema de la canonicidad. Esto está detallado en el documento que mencionamos más arriba. También aquí tenemos que dar cierta consideración al asunto “étnico”. La Iglesia Oriental Hispana, junto con su Iglesia “madre” la Metrópolis Autónoma de Europa Occidental y las Américas, está en primera fila tratando de romper la tendencia que existe en las Iglesias Ortodoxas de adherirse a las antiguas costumbres de otros países. Un ejemplo clásico sobre esto es la Iglesia Ortodoxa de América. Esta se formó gracias a un grupo de hombres religiosos que viendo la proliferación de las jurisdicciones Ortodoxas en el continente americano, lo consideraban como algo escandaloso. Aparte de esto, la situación estaba claramente en contra de lo dispuesto en el Canon III del Primer Concilio Ecuménico. El resultado podría ser visto como un desastre. Las Iglesias “étnicas” de Albania, Antioquía, Grecia, Rumania, Rusia, Serbia, Ucrania, etc. se adhirieron a sus límites nacionales, y durante mucho tiempo rehusaron reconocer a la Iglesia Ortodoxa de América. Esta situación ha sido ahora regularizada, pero la Iglesia Oriental Hispana no tiene grandes esperanzas de que su posición en España y América Latina sea muy diferente. Habiendo dicho esto, confirmamos que sus Órdenes Sagradas han sido abiertamente reconocidas por otras Iglesias como el Patriarcado de Moscú, la Iglesia Patriarcal de Rumania, la Iglesia Ortodoxa de Serbia, la Iglesia Ortodoxa de América (OCA por sus siglas en inglés y reconocida canónica desde mayo de 2007), la Iglesia Rusa del Exterior y la Iglesia de Polonia. Cuando el Arzobispo Gabriel de Portugal fue transferido por razones personales a la Iglesia Autocéfala de Polonia, él fue aceptado con agrado en esta Iglesia. Recientemente, por razones similares, dos sacerdotes nuestros han sido aceptados por la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio sin ninguna clase de re-ordenación tampoco.

Otra consideración surge de la controversia sobre el “Calendario”, lo cual puede estar enlazado con la desconfianza del “Ecumenismo”. La Iglesia Oriental Hispana utiliza el Calendario canónico Juliano (formando parte de la gran familia de los “Viejos Calendaristas”) resistiendo firmemente las herejías del falso ecumenismo y del sincretismo trans-religioso. Por esta razón no reconoce, ni reconocerá, la jurisdicción de Constantinopla, una actitud compartida por un gran número de otras Iglesias Ortodoxas. La función del Patriarca Ecuménico, por su propia naturaleza, es de máxima importancia y una de honor, pero el actual incumbente, Su Toda Santidad Bartolomé I, no sólo abraza el no-canónico Calendario Gregoriano, procurando pesquisar a los que no lo siguen – como es el caso del Monasterio de Esphigmeou en el Monte Athos – sino que al ser miembro activo del Consejo Ecuménico de Iglesias, amenaza con debilitar la Fe expresada en los Siete Concilios Ecuménicos. Por esta razón, sus representantes en varios países, incluido España, hacen todo lo que pueden para denigrar a aquellas iglesias que buscan asirse a la Tradición y a la Verdad. Esto es particularmente cierto donde tales Iglesias pueden ser vistas por tener un lugar legítimo en la Ortodoxia debido a las realidades de la migración misionera y a un reavivamiento como consecuencia de la pérdida de la verdadera herencia cristiana. España fue Ortodoxa mucho antes de que fuese Católica Romana. La Iglesia Oriental Hispana existe para recordarle esto y por este motivo no sólo usa la Liturgia bizantina de San Juan Crisóstomo sino también el nativo Rito Hispano Mozárabe. Usa el idioma castellano en sus oficios, debido a la prescripción canónica de que se debe usar la lengua vernácula de donde se celebren (opuesto al griego o al ruso antiguo) Representa un nuevo florecimiento de algo anciano y español en contra de la introducción de algo nuevo y extraño. En la península Ibérica tiene Clero, Parroquias y Misiones en: Lisboa, Sevilla, Málaga, Jerez de la Frontera, Valencia, Alicante, San Fernando y Puerto Real, y en América, en Costa Rica, Cuba, Nicaragua y Florida (EE.UU.) +

Arcipreste Dr. Peter Miln, IOH - Málaga.

lunes, 8 de diciembre de 2008

La Iglesia Oriental Hispana


Es una Iglesia Ortodoxa Española.

Está vinculada con la Iglesia Griega Ortodoxa de los Vetero Calendaristas, que está presidida por su Beatitud Angelo.

Nuestro Primado es Su Beatitud Eulogios I, Arzobispo que fué consagrado en la linea de la sucesion apostólica de la Iglesia Rusa del Exterior.

Nuestra teologia es moderada.

Seguimos el Calendario Juliano.

Nuestra Iglesia colabora estrechamente con la Asociacion Ortodoxa Occidental Padre Juan María que realiza ayuda y orientacion a personas extranjeras necesitadas que precisan una mano amiga, ofrecemos amistad, apoyo espiritual y los recursos disponibles para que se sientan queridos, acogidos y amados por Cristo y por los hermanos/as.

Editamos un Boletin que enviamos gratis a quien lo solicite, se llama "La Voz de Santa Elena" y lo reciben más de trescientas familias, bien en papel o por Internet.

Disponemos de una Escuela de Catequesis y de Teologia (San Osio) donde se pueden realizar cursos a distancia o recibir material para estudio y formacion, los precios son populares y cada uno sigue al ritmo que puede.

Ofrecemos Consejería Pastoral a quienes nos lo soliciten.

Nos negamos a ser una Iglesia triste, intentamos vivir la alegría que Cristo nos ha dejado con la fuerza permanente de la Resurrección. Nuestra Iglesia no es lugar para discusiones y enfrentamientos, sino para vivir desde el Señor la parabóla del amor hacia todas las personas.

Nuestra canonicidad es moral, litúrgica, humana y teológica, nos sentimos muy felices de ser la Iglesia Española que vive la Ortodoxia, aún sin estar reconocidos por ninguna Iglesia Extranjera ni Patriarcados. Aunque pertenecemos a la Iglesia Ortodoxa Vieja Calendarista de Grecia, esta es independiente de la Iglesia Oficial, pero que cuenta con muchos miles de fieles en todo el mundo.
La Sucesion Apostólica verdadera nos autoriza y permite celebrar los Sacramentos con la fuerza de la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) en el nombre precioso de Cristo Jesús el Mesías que nos acompaña, guía y fortalece a pesar de nuestra pequeñez y debilidad.

No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino (Lc 12,32)

Deseándoles lo mejor en sus vidas, en Cristo Jesús, que la Theotokos les protega con su manto celestial.

Iglesia Oriental Hispana. Ortodoxia Española. Inscrita en el Ministerio de Justicia del Reino de España con el Nº 924 SG Grupo A (ortodoxos) Sección General del Registro de Entidades Religiosas el 24 de abril de 2006.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Una parabola impactante.

Lucas 10,25-37. El Buen Samaritano (Leer con calma)

En esta parábola, Jesús nos hace ver que en ocasiones, los funcionarios de la religión, no saben amar. Es un samaritano, un hereje quien cumple de verdad con la ley de Dios, " Amarás a Dios y a tú prójimo", lo podemos encontrar en el Antiguo Testamento: Ex 20,12; Lev 19,18; Dt 6,5; también en los profetas; Jeremias, Isaías, Ezequiel. No podemos agradar a Dios sin amar a nuestro prójimo, esta es la base de la moral cristiana.

El Sacerdote y el Levita, pasan de largo:
¿Para no contaminarse?
¿Porque llevaban prisa?
¿Porque no querian complicarse la vida?

Les faltó compasión, lo que sí tuvo el Samaritano.
¿Y quienes eran los Samaritanos?

Samaria fué Capital del Reino del Norte de Israel. Grandes profetas como Elias, Oseas y otros vivieron y predicaron allí. En el año 721 AC cae bajo el Rey Sargón de Asiria, quien deportó a muchisimos isaraelitas y en su lugar trajo colonos y personas de Babilonia y otros pueblos paganos. Estos se mezclaron con la poca población Judia existente en el lugar. Se dió una fusión de poblacion, costumbres y sobre todo de espiritualidad y religión, perdiéndose la pureza del judaismo. En el año 332 AC Alejandro Magno conquistó Samaria y trajo a muchos sirios y macedonios que se unen a la población ya existente. Los samaritanos de aquel tiempo aceptaban el Pentateuco, pero tenian influencias de otras religiones. Construyeron un Templo en un Monte que creían Santo, Gerizim. Los judíos consideraban a los samaritanos impuros y herejes y sentian una gran antipatia hacia ellos.

Sin embargo el samaritano de la parábola, actuó como un verdadero Hijo de la Luz, con el hombre mal herido. Dice el Señor, que se le acercó, es decir se hizo próximo, curó las heridas con aceite y vino, lo ungió y le dió un masaje, le prestó su caballo, lo llevó a la posada, lo cuidó, empleando su tiempo y esfuerzo, y además ofreció su dinero al mesonero por los gastos que ocasionara. ¡Que gran hombre! Su amor no fué teorico, sino práctico y activo.

El Señor en esta parábola nos anima a combatir el egoísmo de quienes solamente aman a los suyos por conveniencia, pero no reconocen como prójimo al extranjero, al hombre de color, al de otro credo, etc. Jesús les dirá a los judíos que incluso hay que amar a los enemigos (Mt 5,43-44)

Sembrando el bien, venceremos al mal. Todo el saber cristiano y teológico no sirve de nada, si el amor a Dios y al prójimo no determina la conducta de nuestra vida.

¿Que debemos hacer?

Lo que hizo el samaritano, amor activo hacia los desfavorecidos, como le dijo el Señor al doctor de la Ley: Vete y haz tú lo mismo.

Bendiciones.

sábado, 6 de diciembre de 2008

SABIDURIA.

La humildad es andar en la verdad (Santa Teresa)

Los herejes se abstienen de la Eucarístia y de la oración, por no confesar que la Eucarístia es la carne del Salvador, nuestro Señor Jesucristo, que padeció por nuestros pecados, la que el Padre suscitó con su benignidad (San Ignacio de Antioquía)

Haced la señal de la cruz al comer, al beber, cuando os sentéis y cuando os acostéis y para decirlo en una palabra, en todo tiempo y en toda ocasión (San Cirilo de Jerusalén)

Para el perdón de los pecados, después del bautismo no tiene el hombre otro remedio que acudir a la Confesión (San Bernardo)

Tened en cuenta que allí donde vísteis caer a otro, hay un precipio (San Agustín)

Dios nos ha creado por puro amor, y todo lo demás por amor a nosotros (San Juan Crisostomo)

Sed modestos y humildes en el porte, en el alimento, en las palabras, en la mirada, en los pensamientos, y en la alegría (San Efren)

El verdadero adorno de los cristianos son las buenas obras (San Agustín)

Los pobres son los herederos del reino de Dios. Porque el reino de Dios, dice San Ambrosio, es para los pobres, ¿hay alguien más rico que ellos?

Hay en el nombre de Jesús tanta fuerza contra los demonios que al pronunciarlo se consigue el deseado efecto. Es lo que enseñaba Jesucristo diciendo: Muchos, el día del juicio dirán: Hemos arrojado a los demonios en vuestro nombre (Orígenes)

La muerte os espera en todas partes; pero si sois prudentes, en todas partes la esperaréis vosotros (San Bernardo)

María ha sido Madre de Dios, según la carne; su seno es el cielo en el que habitó Aquel que ningún lugar es capaz de contener. (San Juan Damasceno)

Amad la ciencia de la Biblia y no amaréis los vicios de la carne (San Jeronimo)

Procura venerar en los pobres, en los enfermos, en los que sufren, a Jesús, porque él ha dicho: "Lo que hacéis a uno de estos, a Mi me lo hacéis" (Mt 25) (San Basilio)

Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí, pecador.
video

domingo, 30 de noviembre de 2008

UNA IGLESIA CON SABOR A PUEBLO.


La Iglesia Oriental Hispana es una Comunidad Ortodoxa Española, nacida en nuestra tierra. Iglesia joven, pobre, pequeña, pero con la fuerza de Dios Trino y con sabor a pueblo, porque sin rechazar a nadie, nuestros hermanos son gente de la clase trabajadora, que viven la Fe en el Hijo de Dios con pasión y compromiso.

Nuestra Iglesia Madre es la Iglesia de los Verdadero Cristianos Ortodoxos de Grecia, que a pesar de su tradicionalismo y rigidez, tienen una gran capacidad de comprensión sobre nuestro carácter español, abierto, acogedor y dialogante. Son estrictos en el dogma pero moderados y cariñosos en lo humano y en las experiencias vitales.

Nuestros lideres espirituales son hombres de bien y que desbordan en sus miradas su bondad y humanidad. En Italia reside Su Beatitud Eulogios I, alemán de nacimiento pero italiano de adopción. Es el Arzobispo Primado del Santo Sínodo que anuncia el Evangelio de la salvación allí donde le es posible. En Grecia contamos con la dirección de Su Beatitud Angelo que es Presidente de la Comunión de Iglesias Verdaderas Ortodoxas y tiene a su cargo varias Capillas así como Monasterios de monjes y monjas. En España nuestro Pastor y Obispo se llama Monseñor Pablo Manuel, sevillano de nacimiento, que combina su sencillez con su pasión y amor por la Iglesia y el prójimo, teniendo siempre sus puertas abiertas para recibir, aconsejar, orar y animar a quien necesite de una mano amiga.

Nuestra Iglesia en España tiene capillas en Valencia (Rito Galicano) Sevilla, Puerto Real y Málaga, de rito Bizantino, San Fernando (Rito Mozárabe) y grupos de oración, misiones y amigos en Jerez, Lebrija, Alicante y Madrid. Cuenta también con mujeres y hombres valientes que anuncian a Cristo crucificado y resucitado en Latinoamerica. En Cuba nuestra Iglesia está dirigida por el Arcipreste Román, en Costa Rica por el Proto-presbítero Jorge, en Florida, EE.UU, pon el Padre Juan Carlos y en Lisboa, Portugal, con el Padre Paulo Brandao y otros grupos más en preparación que están en nuestros corazones. Nosotros creemos que los hermanos/as laicos/as que cantan, colaboran y asisten, dando a la Iglesia vigor y fortaleza, son el Pueblo de Dios, Sacerdotal y Santo. Son los verdaderos protagonistas de la Iglesia.

Creemos que en estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, la Fe es imprescindible para enfrentarnos a las dificultades. Las leyes y sabiduría del Señor son fuente de vida para quienes la siguen (Ez 20,11) y la alianza con Dios nos lleva a la existencia plena, a la paz y al respeto (Mal 2,5). Vivir el misterio de la Santísima Trinidad nos rescata de la vida vacía, nos sana interiormente y nos da fuerza y vigor para enfrentarnos a la realidad cotidiana.

Nuestra aún pequeña Iglesia siempre tiene presente a las personas que sufren y les apoya con las oraciones y también con una acción social concreta en colaboración con la Asociación Ortodoxa Occidental Padre Juan María.

Desde nuestra pequeñez nosotros profundizamos y combinamos nuestra, Fe, Creencias Ortodoxas y prácticas litúrgicas con la tarea y colaboración por una ética mundial, tal como propone el Parlamento de las Religiones y recoge el libro del Dr. Hans Kung, por ello promovemos: la no violencia y el respeto a la vida; la solidaridad y un orden económico justo; modestia y humildad en nuestra existencia; trabajar por la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación; combatir y vencer, el hambre, el paro, el empobrecimiento, la intolerancia y todo lo que deshumaniza. Para ello nos unimos a todas las personas de buena voluntad que comparten esta lucha.

Termino este humilde artículo citando una paráfrasis de 2 Cor 12,9, de Su Toda Santidad Bartolomeo: "La historia se mueve por la fuerza de los débiles"

Que el Señor os bendiga abundantemente.

Presbitero Muy Rev. P. Miguel Moreno Martin